En los últimos años, la atención a pacientes con enfermedades crónicas se ha convertido en una prioridad para los equipos clínicos multidisciplinares, debido al alto riesgo de hospitalización que presentan y al elevado uso de recursos sanitarios asociado. Dentro de esta rama, la insuficiencia cardíaca (IC) supone una de las patologías más significativas, ya que afecta al 2,7% de la población mayor de 45 años y al 8,8% de los mayores de 74. Además, es la primera causa de hospitalización por encima de los 65 años y representa entre el 2 y el 3% del gasto sanitario español.

Según el estudio RECALCAR, llevado a cabo por la Sociedad Española de Cardiología (SEC), el porcentaje de reingresos a los 30 días asociado a insuficiencia cardíaca alcanza el 9,3% de media en nuestro país, lo que pone de manifiesto la importancia de la continuidad asistencial en el modelo sanitario y, específicamente, en el manejo de IC. Esto constituye un importante objetivo terapéutico y sigue siendo uno de los principales retos del Sistema Nacional de Salud (SNS). 

En esta línea de trabajo, los beneficios de la telemedicina no solo se traducen en la reducción de los tiempos de espera, sino que también suponen un papel importante para la organización de la creciente demanda sanitaria. De esta forma, se favorece tanto la accesibilidad de los pacientes al sistema de salud como la continuidad en la asistencia hospitalaria

“La telemedicina es un factor clave en la reducción de la primera y sucesivas hospitalizaciones por IC frente al manejo convencional»

Dr. Alfonso Valle Muñoz, Blog de la Sociedad Española de Cardiología

El cuidador virtual de Tucuvi, basado en inteligencia artificial y tecnología de voz, permite realizar una monitorización remota de pacientes con insuficiencia cardíaca mediante protocolos de conversación personalizados. El objetivo es detectar posibles descompensaciones previas al desarrollo de signos y síntomas que acaban derivando en el reingreso del paciente. Para esto, el asistente de voz llama por teléfono a los pacientes, comprueba su estado a través de preguntas previamente definidas por el equipo clínico, y envía la información estructurada, priorizada y con alertas a los profesionales sanitarios. 

La telemonitorización con Tucuvi se integra dentro del proceso asistencial como una herramienta de ayuda a los profesionales, permitiendo un seguimiento activo y constante del paciente en las posibles reagudizaciones. Así, se aumenta la continuidad de la atención hospitalaria, lo que impacta en la eficiencia del sistema sanitario y en la calidad de vida de los pacientes, incrementando su capacidad funcional y reduciendo el número de reingresos

Teniendo en cuenta el aumento de patologías crónicas y el envejecimiento de la población, en Tucuvi seguimos trabajando para dar respuesta a las necesidades del sistema de salud, ayudando a los profesionales a planificar los cuidados de forma más eficiente y personalizada y mejorando la atención sanitaria en el hogar.