La gripe estacional es un importante problema de salud pública que afecta anualmente a entre el 5% y el 20% de la población mundial, y está asociado tanto a una elevada carga económica y social como a una alta morbimortalidad. Solo en España, se estima que la gripe produjo en la temporada 2019-2020 unas 28.000 hospitalizaciones y 3.900 defunciones.

La vacunación antigripal tiene como objetivo reducir dicha mortalidad y morbilidad, así como el impacto de la enfermedad en la sociedad, por lo que está especialmente recomendada para determinados grupos de riesgo, como los mayores de 65 años, los pacientes crónicos o los profesionales sanitarios, entre otros.

Cada año, la temporada gripal transcurre entre la semana 40 y la semana 20 del año siguiente. Durante estas fechas, se produce un aumento significativo del riesgo de contagios, especialmente para personas de la tercera edad.  Este año, la Campaña de Vacunación antigripal comenzó a finales de octubre, y, a menos que sea necesario ampliar el plazo por motivos epidemiológicos, se dará por finalizada el 31 de enero de 2022.

 

Campaña de vacunación 2019-2020

Con respecto a las campañas de años anteriores, en la temporada de 2019-2020, la cobertura de vacunación reportada fue la más baja de los últimos 24 años, contando con un 53,5% de las personas mayores de 65 años vacunadas. Debido a esto, los objetivos para la temporada 2020-2021 fueron alcanzar o superar coberturas de vacunación del 75%  en mayores y en el personal sanitario y sociosanitario.

 

Campaña de vacunación 2020-2021

Esta temporada se vio marcada por la crisis sanitaria, económica y social provocada por la COVID-19, que, al solaparse con la gripe, aumentó la percepción de riesgo entre la población diana. Como resultado, se produjo un incremento en la cobertura de vacunación antigripal, y, a falta de datos oficiales, se espera que se supere el 65% entre los mayores y el 74% entre los profesionales sanitarios.  Pese a este importante incremento, las tasas de vacunación antigripal se mantienen por debajo de los objetivos marcados, por lo que es necesario seguir trabajando en elevar la tasa de vacunación.

 

Vacunación antigripal en España en tiempos de COVID-19

Para ello, conviene entender mejor las causas del reciente aumento en la vacunación antigripal, su posible vinculación con la covid-19 y las motivaciones de la población para vacunarse o para no hacerlo.  Según el informe Vacunación antigripal en España en tiempos de la COVID-19’, realizado junto a la Fundación Weber con la colaboración de Sanofi Pasteu, el 72,9% de las personas encuestadas declaró haberse vacunado o tener cita para hacerlo. Dicho porcentaje desciende a un 68,4% en adultos jóvenes y aumenta hasta un 91,2% en mayores de 80 años. Un 24,9% lo haría ese año por primera vez, argumentando recomendación médica (57%), miedo a la covid-19 (26%), miedo a la gripe (14%) u otras razones.
De parte de las personas que no se han vacunado, los principales motivos fueron la falta de percepción de riesgo de enfermar de gripe (34%), la falta de tiempo para ir a vacunarse (19%), los efectos secundarios o riesgos de la vacuna (16%) y opinión de baja efectividad de la vacuna o preferencia por la resistencia natural a la enfermedad (15%).

 

Cómo tucuvi puede ayudar  

Desde tucuvi reconocemos la gran importancia de informar a la población diana acerca de la campaña de vacunación antigripal, así como de intentar paliar los motivos de la no vacunación con información veraz. Por ello, desde el mes de octubre hemos estado desplegando llamadas dirigidas a pacientes de riesgo, buscando así, aumentar la tasa de vacunación. Para esto, nos hemos centrado en dos objetivos: el de concienciar sobre la importancia de la vacunación; y el de detectar el porcentaje de personas no vacunadas, para entender mejor sus razones y situaciones.